Aunque las condiciones genéticas y el medio ambiente son determinantes importantes en la condición y la apariencia de la piel, una dieta adecuada puede dar a la piel un brillo saludable. Puede ser un reto mantener una dieta equilibrada que proporcione todos los nutrientes para un cuerpo sano y una tez hermosa. Integra algunos alimentos claves en tu menú semanal y observa los resultados en el tono de su piel, la textura y contenido de humedad. Establece o mantén el hábito de usar protector solar todos los días para que tu piel esté sana y bella.

Cosas que se deben evitar

Una dieta saludable para una piel hermosa comienza con la eliminación de algunos de los alimentos que le dan a tu piel un tono apagado y deshidrato. Los alimentos procesados ​​y las comidas rápidas son los enemigos de una buena complexión. Muchos de estos alimentos contienen altas cantidades de sodio, grasa y azúcares, por no hablar de los productos químicos ni conservantes, todo lo que puede causar poros obstruidos, erupciones, piel seca y frágil.

Agua

Beba por lo menos ocho vasos de agua todos los días. Puede sustituir algunos vasos a base de hierbas, té verde, negro o blanco, pero evita la adición de edulcorantes en exceso. El hidrata el cuerpo, como lo hace el agua y antioxidantes que pueden mejorar la capacidad del cuerpo para combatir los efectos nocivos de la contaminación y las sustancias químicas sobre la piel.

Vitamina  A y E

Consumir una dieta rica en frutas y verduras frescas, especialmente aquellas que contienen vitamina A y E ayudan a que circule la sangre, creando un brillo saludable. Buenas fuentes alimenticias de vitamina E incluyen las semillas de girasol, mantequilla de maní, el salmón enlatado, germen de trigo, almendras, atún enlatado, langosta y el aceite de oliva. Los alimentos ricos en vitamina A son las zanahorias, las batatas, melón, mango, espinacas, yema de huevo y leche.

Granos Enteros

Uno de los factores importantes de la dieta en la creación de una piel sana es la sustitución de granos enteros de los hidratos de carbono refinados. Los granos enteros son ricos en vitaminas y minerales. Son la base de una dieta rica en fibra que ayuda al cuerpo a eliminar toxinas.

Vitamina C

Las frutas frescas cítricas están llenas de vitamina C, uno de los elementos que pueden ayudar al cuerpo a producir colágeno. El colágeno es una proteína que une las células y tejidos, dando a la piel un aspecto más suave y mejora la elasticidad. Los alimentos ricos en vitamina C, como naranjas, kiwis, pimientos rojos, brócoli y fresas, hacen que la piel luzca y se sienta firme, ayudando a reducir la apariencia de líneas finas y arrugas.