Tono-de-cabello-para-morenas

Tonos de cabello para morenas

Elegir los tonos de cabello para morenas y oscuras, es un poco complicado, cuando de saber el tono adecuado se trata. Todo se debe a que es necesario que el color luzca bien con esa fabulosa piel.

Hay muchos puntos a tomar en consideración. Lo primero en saber es que escoger el tono de cabello es tan importante como conocer los rasgos de tu rostro.

Muchas modelos y actrices de tez oscura salen en vídeos o fotos con cabellos rubios, negro azabache o rojo y les queda de maravilla. ¡Claro y cómo no! si ellas pasan por las manos no solo de expertos en maquillaje que hacen que se vean más fabulosas aún, sino que además su cabellera es tratada por coloristas.

Rihannna

Déjame contarte que para que su tono de cabello se vea increíble con la piel morena, no es porque ellas fueron a la tienda, compraron el tinte y luego se lo aplicaron o, fueron a un salón de belleza y pidieron que les aplicaran un tono rojizo y ya; un estilista experto no le colocó un tinte unificado de raíz a punta, sino que aplicó técnicas como reflejos que hacen que el tono resalte más, tenga mayor brillo y luminosidad para que se vean fabulosas ante las cámaras.

Realmente si las ves de cerca notarás los detalles, pero a distancia es un color perfecto que parece uniforme.

¿Cómo te queda bien a ti?

Antes que nada analiza primero tus rasgos físicos. Una cara perfilada y delgada, inspira en la mayoría de los casos dulzura, por lo que un tono Rubio le quedará perfecto.

Ahora bien, si las expresiones del rostro son duras, rasgos fuertes, NO debes colocar colores fuertes en tu cabellera, porque no te hará lucir bien.

¿Qué haces entonces?

Aplica tonos miel, que quedan perfectos para todo tipo de piel.

El color miel dulcifica y son ideales para tonos oscuros y morenos.

Es importante que sepas también que el rubio, cobre y dorado también te harán lucir hermosa, pero antes aplica una base marrón y si quieres verte mejor aún, hazte mechas zebradas en tono cobre y dorado.

¡Prueba! La decisión está en tus manos, pero por favor olvídate del rojo y negro.