4

4 estrategias para controlar tu peso aunque estés de vacaciones

Estás de vacaciones y de seguro muy feliz de descansar o compartir más tiempo con tu familia. Salir de la rutina siempre es necesario, pero cuando pones en marcha un plan para bajar kilos de más o controlar tu peso, alejarte de las actividades saludables que haces a diario, puede ser un inconveniente grave.

Sin embargo, no te preocupes porque darte un tiempo off también vale la pena y además con un poco de planificación, puedes lograr que esa escapada por la Semana Santa, no te salga tan cara en la balanza a fin de mes. Por eso quiero compartir contigo cuatro estrategias que mi nutricionista me recomendó para disfrutar de un viaje o tiempo libre, sin morir en el intento.

3

Cómo controlar tu peso durante las vacaciones

Lo primero que debes tener en cuenta es que la planificación siempre es buena. Por ello, si no quieres comer en exceso esos alimentos dañinos que se aparecen entre comidas, antes de salir prepara en casa tus meriendas. Recuerda que si tienes el estómago vacío, más chance le darás a la ansiedad de ganar la batalla.

Aunque mi familia y yo no hicimos un viaje largo, este martes estuvimos fuera casi todo el día. Por eso en mi lonchera particular llevé tres porciones de proteína para las meriendas; una tres horas después de cada comida principal.

  • A media mañana la clara preparada con un poco de cebolla (esto me sobró del desayuno)
  • Tres horas después del almuerzo dos lonjas de jamón de pavo
  • Antes de la cena pepitonas naturales con pimentón

Consulta con tu doctor qué puedes merendar y qué no, recuerda que las comidas ingeridas dependen de las metas a lograr. Esto me da paso a la segunda estrategia, mantenerte activa, aprovecha que saldrás con tus hijos a cualquier lugar y planifica en familia juegos que implique actividad física. Tu cuerpo te lo agradecerá.

1

En tercer lugar prohíbete los refrescos, estas bebidas no traen nada beneficioso para tu cuerpo, al contrario, las consecuencias van más allá del simple aspecto físico, es a todas luces una cuestión de salud. Así que diles adiós, despídete de ellos y si te provoca demasiado trata de controlar su consumo en exceso.

Yo lo que hago cuando estoy en la calle y veo una lata de ese pecado tan delicioso, tomo agua. Tal vez si tienes sed en ese momento y la sacias, las ganas se irán a volar; esta es precisamente la cuarta estrategia, hidrátate todo el día, en todo momento. LLeva contigo siempre una botella de agua para que le des a tu cuerpo lo que realmente vale la pena.

Cuando de planificación se trata las mujeres somos expertas en ello, por lo que me gustaría conocer qué técnicas aplicaste en vacaciones para que los daños por los excesos no sean de marca mayor. Puedes escribirme a través de Facebook, Instagram, Google+ o Twitter.




No hay comentarios

Añadir más